27 enero 2010

Carta del Padre Euteneuer a los Provida


Carta del Padre Euteneuer a los Provida de Estados Unidos. 


 ...sus consejos son válidos también fuera de EEUU.




 Estimados amigos "por la vida":

  Estamos en un momento de examen de conciencia en el movimiento pro-vida. No soy pesimista, pero mi sentido de la realidad me dice que la elección del extremista abogado del aborto, Barack Obama, y de los cerca de sus 7000 nombramientos políticos, marcarán el comienzo de una nueva década de guerra por la dignidad y santidad de la vida. A pesar del feroz optimismo de la toma de posesión, como ya os he comentado, las nubes lóbregas de la muerte se ciernen sobre Washington, listas para desparramar su oscuridad por todas partes.

  En este tiempo de preparación para guerra total por la vida, ofrezco a los valientes providas, que se reunirán el 22 de enero [de 2009] en la Marcha por la Vida de Washington, una modesta lista de cosas que hay que hacer y que hay evitar. Que todos los hombres de buena voluntad atesoren estas recomendaciones en su corazón para conseguir un fructífero 2009 pro-vida.



  Cosas que no hay que hacer



  Sobre todo, no desanimarse: hay mucho que temer por la situación «de la vida» en el mundo, pero nuestra fe cristiana no nos permite renunciar a la lucha esforzada y diligente. De hecho, hemos de redoblarla.'

  No quedar absorbidos en la búsqueda de una solución [estrictamente] política: después de 36 años de trabajo para lograr soluciones políticas al aborto, presenciaremos pronto como la mayoría, si no todas, las victorias pueden ser borradas de un plumazo. Ha fracasado la política. O más bien: hemos fracasado en la política. De cualquier manera, ahora, la política nos ofrece poco más que la posibilidad de retrasar las acometidas de la cultura de la muerte. 



  No gastar más energía en revertir la sentencia Roe: los dos asientos vacantes de la Corte Suprema que serán ocupados durante la Administración de Obama, sin lugar a dudas, por extremistas jueces proabortistas. Una tercera tentativa fallida, alejaría las esperanzas de anular Roe más allá de nuestra vida. Por lo demás, es poco probable que un buen Presidente provida suceda a Obama en cuatro años y anule de una estacada al izquierdoso alto tribunal. No pongamos nuestras esperanzas en deshacer la sentencia Roe y centrémonos en cosas más productivas. 





  Cosas que hay que hacer



  Rezar cada día a Dios para que termine con el aborto con nuestra ayuda (en ese orden): el aborto es un mal espiritual y social que sólo el poder divino de Dios puede terminar con él. «El Señor escucha el llanto del desvalido», pero Dios no lo hará solo. Hace falta que reconozcamos humildemente el hecho básico de que es humanamente imposible acabar con ese mal. Tenemos que arrodillarnos e implorar Su Misericordia por los no nacidos y por la conversión de todos los que comenten esos males. 



  Ayunar todas las semanas para poner fin a los males del aborto y la anticoncepción: «Algunos demonios sólo pueden expulsarse por la oración y el ayuno», dijo el Señor; y nos lo tenemos que tomar en serio si queremos cambiar el corazón de nuestra gente o de nuestra sociedad. El ayuno nos hará más espirituales y dotará de mayor eficacia a todas nuestras obras y oraciones. 



  Reconquistemos la cultura: aunque los anti-vida lleven las riendas del poder político, no podemos quedarnos quietos y permitir a los anarquistas morales definir todos los aspectos de la agenda cultural o social. Ya sea a través del activismo social (crisis pregnancy centers [centros de ayuda a mujeres embarazadas], sentadas y marchas de oración) o tocando directamente el corazón y la cabeza de un alma (persuasión, formación, enseñanza, medios de comunicación); no se puede ser neutral sobre el rumbo que tome la cultura americana. Se nos está llevando a una cierta muerte espiritual, y no podemos consentirlo. Tenemos que luchar, y no desfallecer nunca. 



  Os aseguro que Human Life International continuará la lucha por la vida y por el alma. Es nuestra vocación y misión. No retrocederemos ni una pulgada en la defensa de la verdad, que hoy el mundo necesita más que nunca: que la vida humana es sagrada desde el momento de la fecundación natural hasta el momento de la muerte natural, y lo defenderemos, le guste o no a Obama.



      Atentamente en Cristo, Rev. Thomas J. Euteneuer


      Presidente de Human Life International




_________________________