10 agosto 2011

La oficina de HLI en Salzburgo-Austria-, fue destrozada por colectivos abortistas

La oficina de la asociación "Human Life International" HLI, Vida Human Internacional, en español, en Salzburgo (Austria), fue atacada y destrozada por colectivos abortistas, que han provocado daños valorados en miles de dólares.

El Director de la asociación HLI, Dietmar Fischer, afirma que en la mayoría de los medios de comunicación locales se ha ignorado el ataque contra la oficina, que hace una gran labor por la defensa de la vida y de los valores familiares.

"¿Qué hubiera dicho la prensa si hubieran sido los pro-vida los que rompieron las ventanas de un centro abortista?", se pregunta Fischer.
El propio Fischer ha sido perseguido por la justicia por su activismo pro-vida, acusado de acoso a una pro-abortista conocida, y se enfrenta  a una multa de 10.000 dólares al mes o 3 meses de cárcel por ofrecer propaganda "pro-vida". El caso se encuentra en apelación.
La violencia de los activistas a favor del aborto ha provocado que, en alguna ocasión, los defensores de la vida tuvieran que ser protegidos por hasta 50 agentes de la policía.

El ataque en la oficina, que se produjo después de la marcha, fue presenciado por multitud de personas.
"El informe policial afirma que los testigos vieron a siete delincuentes vestidos de negro, con máscaras para ocultar sus identidades, y un guante blanco en una mano", afirma Fischer.

El presidente interino de HLI, Monseñor Ignacio Barreiro Carámbula, comenta que es una grave injusticia que se ataque a los colectivos pro-vida por difundir la verdad del aborto: "No vamos a permitir estos actos de violencia para intimidar a la propagación de la palabra de Dios y la defensa de la dignidad de la vida humana."