30 abril 2005

Ya es hora de que hablen las víctimas vivas del aborto

Muchos lectores de ALBA, tras la promoción de la pulsera ?100% Católico?, el 10% de cuyas ventas va destinado a la Asociación de Víctimas del Aborto, han preguntado sobre sus fines y cometidos. Carmina García Valdés, psicopedagoga y madre de familia, es su presidenta, y ha accedido a presentar la asociación en una entrevista.

-¿Qué es AVA?
-La Asociación de Víctimas del Aborto es una asociación sin ánimo de lucro, constituida con la intención de dar voz a las mujeres y hombres que se han visto involucrados en un aborto provocado. Esta idea la hemos heredado de una asociación americana, donde, después de unos cuantos años más de legalización del aborto, se han dado cuenta de que el aborto es una práctica en la que, además de dejar un reguero de víctimas muertas, que son los niños no nacidos, también quedan destrozados moral y psíquicamente los padres y las madres.

-¿Por qué existe AVA?
-Porque ya es hora de que en España hablen las víctimas vivas del aborto, esos muertos vivientes del aborto. Para AVA, la primera víctima es el niño no nacido, del cual no se acuerda prácticamente nadie. Pero desde AVA queremos retomar el tema desde el punto de vista de los que quedan vivos: el padre, la madre o los mismos profesionales del aborto, personas que sufren el síndrome postaborto, que es una enfermedad que debe catalogarse fuera del síndrome postraumático, porque tiene su sintomatología propia. A estas personas, desde AVA las derivamos a distintos profesionales que colaboran con nosotros: psicólogos, ginecólogos, abogados, etc. Han llegado a nosotros personas que abortaron hace una semana, hace un año o diez. A cada uno lo que hacemos es acompañarlos, escucharlos, que se sientan arropados. En los abortorios, antes de pasarla al quirófano, a la mujer le dan un papelito que tiene que firmar: es el consentimiento informado. Nosotros, desde AVA, exigimos que ese papelito no informe sólo de las consecuencias físicas del aborto, sino que lo haga también de las psíquicas, que se dé tiempo a la mujer a que lo lea tranquilamente, que le dé tiempo para reflexionar, para pensar con serenidad qué paso va a dar, que es irreversible, y que le va a afectar el resto de su vida. Lo que pasa es que donde se practican abortos todo es rápido, con prisa, pagando por adelantado y sin factura.
Muchas de las chicas que han llegado a nosotros nos cuentan que cuando se dirigen a un centro, van a pedir ayuda, no a abortar, y antes de que nadie les diga qué otras alternativas tienen o de intentar averiguar por qué no quieren tener a su hijo, lo primero que les dicen es que no pueden tenerlo, y las pasan a un psicólogo que en cinco minutos certifica que se ajusta al primer supuesto despenalizador del aborto, que habla sobre la salud física o psíquica de la madre, supuesto por el que se cuela el 97% de los abortos y que no tiene estipulado límite alguno en el tiempo de la gestación para ejecutarse.

-Entonces,¿bajo este supuesto se puede abortar en los nueve meses de embarazo?
-Sí. El Código Penal establece en doce semanas el límite para abortar en caso de violación, y en veintidós, de malformación del feto. Pero en este otro caso se puede ejecutar el aborto, y así se está haciendo, en cualquier período del embarazo.
Entonces, a esa chica, en vez de echarle una mano y contarle cuáles van a ser las consecuencias psicológicas, se le da ese papel y se le hace pasar a la sala de espera.

-¿Qué os cuentan de esa sala de espera?
-Que es una sala donde hay un frío enorme. No hay diálogo ni conversaciones. La gente no se mira a la cara. La mayoría de las chicas nos han contado que, una vez que han firmado, las tratan como a animales. No hay una palabra de aliento, de apoyo, de consuelo, cuando ellos saben perfectamente que lo que va a pasar es algo desagradable para la mujer. De hecho, después de practicarle el aborto, los síntomas de SPA están latentes. Esos síntomas pueden ser sueños, pesadillas, recuerdos, evocaciones en la fecha del nacimiento, etc.

-¿A cuantas persona habéis atendido?
-Desde marzo de 2004 hemos atendido unos setenta casos. Todos esos testimonios han sido recopilados y serán publicados en un libro titulado Yo aborté. Se va a editar con la idea de que la sociedad se dé cuenta de que el aborto no es inocuo. El aborto deja tras de sí un reguero de dolor tremendo.

-¿Cómo pueden ser víctimas también los hombres?
-Los hombres tienen un 50% de responsabilidad en cada embarazo, y a nosotras han venido muchos diciendo que están sufriendo esos síntomas, porque han acompañado a su pareja a abortar, o porque no pudieron evitar un aborto que se ejecutó sin su aprobación.

-Hablamos de víctimas del aborto, pero ¿hay culpables?
-En España se ejecutaron 79.788 abortos en 2003. Eso quiere decir que todos somos un poco culpables, porque todos tenemos un conocido, un vecino o un familiar que se ha visto involucrado en un aborto, y a lo mejor, cuando esa persona necesitaba ayuda, nadie le ha tendido una mano ni le ha ofrecido un testimonio y le ha dicho: "Qué necesitas, aquí estoy, cuenta conmigo".
Por otro lado, todos los que están involucrados en el negocio del aborto. Los médicos que los ejecutan saben que no están quitando la vida a una rata ni a un gusano, sino a un ser humano. Si no advierten previamente a la mujer, la están engañando y manipulando para ganar dinero. Eso tiene una mayor carga de culpabilidad.

-¿Cuál es la meta de AVA?
-Para empezar, que se compense y ayude a las familias víctimas de un aborto provocado, ayudándolas en lo que necesiten, y la primera necesidad que solicitan es el apoyo psicológico. Luego tenemos abogados por si alguna mujer quiere denunciar que a ella no la advirtieron adecuadamente sobre las consecuencias del aborto, por si se ha violado el primer derecho que tiene la mujer, que es el derecho a la información.

-Otro de vuestros fines es solicitar que sea efectiva la oferta de otras alternativas antes del aborto.
-Queremos que se establezca en los abortorios un equipo de profesionales ajenos al centro, independiente, que de verdad informen de las alternativas que existen. Es una pena que la adopción en España esté cerrada, que las parejas que quieren adoptarse tengan que ir a Rusia o a China, cuando en España se ejecutaron 79.788 abortos sólo en 2003. Cuántos de esos abortos no podían haber sido embarazos llevados a término, y niños que hubiesen sido adoptados por padres que están deseando tener a un hijo y no pueden. Ésa es una alternativa que nos parece viable y que en España está totalmente cerrada.

-Dice su página web que, "por petición expresa de sus madres, quieren recuperar la memoria de sus hijos".
-Algunas mujeres comentan que les gustaría saber qué se hizo con los restos de su hijo. En AVA, tenemos la sospecha de que se están utilizando esos restos en investigación, o de manera lucrativa. Lo que nos piden es que de alguna forma puedan recuperar esa memoria y tener algún monumento, ya que no se les puede dar sepultura, de recuerdo y de homenaje.
Otra cosa que se pretende en este sentido es que se considere muerte estadística a la muerte por aborto. En España se considera muerte estadística a las muerte por accidentes de tráfico, por sida, por cáncer, por infarto, y todas esas dataciones son infinitamente menores que la cifra anual de muerte por aborto provocado. Que tome conciencia el Estado de esos 80.000 abortos de 2003, y del millón de los veinte años de aborto, pues es el propio Estado el que se está dejando por el camino a un montón de cotizantes.

-Resulta llamativo que en 2003 muriese 16 veces más gente abortada que en accidentes de coche. ¿Cómo repercute en la sociedad esa tasa de mortalidad que supone el aborto?
-La sociedad está dejando de tener a 80.000 personas cada año, que podían estar ahora mismo viviendo, estudiando, trabajando, llenando las plazas, los parques y los colegios. Se ha perdido un bagaje humano de casi un millón de miembros, que es el que ha perdido la sociedad con el aborto en estos veinte años. Ahora tendrían veinte, diecinueve, dieciocho, y sin embargo, la sociedad los ha perdido. Pero para el Estado, no se es persona hasta las 24 horas de nacer, lo que no quiere decir que no sea humano, un hecho demostrado científicamente, desde el mismo momento de la concepción, momento en que un nuevo ser vivo posee su propio genoma humano, con su color de pelo, de ojos, con rasgos de su carácter, con posibles enfermedades congénitas, etc. Una de las cosas que pretendemos es concienciar a la sociedad de que sí es un ser humano, y eso lo pueden hacer las madres, porque a una mujer no le tiene que decir ningún médico, ningún jurista o ningún político que lo que lleva dentro no es un ser humano distinto a ella. No es ella, no lo puede controlar, y a una madre no le tiene que decir nadie que lo que lleva dentro es un ser humano o no lo es, eso lo sabe ella. A una madre lo que hay que hacer es ayudarla.

-Según ustedes, ¿qué es lo que no funciona?
-La educación, la moralidad, la responsabilidad, la protección de la vida desde el Estado. Para un Estado es mejor que la gente no piense, no reflexione, que actúe por impulsos, porque así es más fácil de manipular. Con la manipulación del lenguaje se ha hecho creer que el aborto es un derecho de la mujer. Se las está manipulando para el propio beneficio. No hace mucho tiempo, el Instituto de la Juventud dijo que el hecho de que los embarazos de adolescentes no terminasen en aborto "no es evolución". Si estamos llegando a un nivel de sandez, de estupidez y de maldad tan grande, no es extraño que nuestra sociedad esté bastante enferma. El primer derecho que tiene un ser humano, que es el derecho a la vida, se está machacando. ¿De qué más nos extrañamos entonces? Por otro lado, es una ?engañifa? el tema de la atención a los discapacitados. Al Estado se le llena la boca al decir que promueve ayudas para ellos, personas que merecen todo nuestro respeto, y sin embargo, bajo el supuesto de las malformaciones, los matan antes de nacer, luego, ¿en qué quedamos? Si es discapacitado, si es un ser humano como los demás y tiene todos los derechos que tienen los demás, ¿por qué se le mata antes de nacer? Es una contradicción enorme que ni los propios presidentes de asociaciones de discapacitados son capaces de contestar.

Setenta Testimonios en un mismo libro
El próximo diez de mayo sale a la venta Yo aborté, de la editorial Voz de papel. Es el primer libro de testimonios de mujeres y hombres que han abortado en España, y nos cuentan su arrepentimiento, su desinformación a la hora de recurrir al aborto, aquellos a los que las han obligado a hacerlo, sus dificultades y sentimientos de culpa, su angustia, su deseo de que nadie más pase por lo que ellos pasaron en su día. Una parte de la venta del libro irá destinado a AVA, y para colaborar con la asociación se pueden informar en la página:

www.vozvictimas.org

Estamos verdaderamente ganando esta batalla?

En su discurso ante la conferencia mundial de Human Life International en Houston en 1998, el Dr. Bernard Nathanson dio al público razones que justifican la esperanza de ganar la batalla contra el aborto. Habló sobre un cambio específico y lento hacia la vida y los valores humanos que se está obrando en la cultura en estos momentos. Para describir la velocidad de este cambio utilizó el término “glacial”. No obstante, habló del despertar de las conciencias y de un retorno a la cordura que está teniendo lugar en EEUU ahora, y nos recordó a todos que al final seremos victoriosos. Este sentir se repite entre los muchos líderes del movimiento provida que señalan la disminución estadística en el número de abortos, la reducción a la mitad del número de centros de aborto y el descenso en el número de personas dispuestas a practicar el aborto y trabajar en los centros de matanza. Todo esto es muestra real de algún progreso, ¿pero indica necesariamente que estemos ganando la batalla?

Confío, al igual que otros, que los cambios positivos en la cultura tomarán impulso y se pondrán de moda, pero no toda la evidencia que observo en la cultura resulta positiva. Me pregunto hasta qué punto consideran la cultura enemiga virulenta los que predicen la victoria al evaluar la situación. Mi visión de la batalla cultural se puede expresar mejor en un término que fluye del Corazón de Dios: esperanza. Con esperanza, puedo observar directamente el “peligro claro y presente” de la amenazante “cultura” de la muerte y aún así creer en su redención. Lo mío es un creer sin ver. Es un firme acto de la voluntad que cree en lo que dijo el Dr. Nathanson sobre la victoria final, pero que aquilata con realismo los estragos del mundo, la carne y Satanás. Como dijo el Padre Paul Mankowski en su reciente análisis del escándalo del abuso sexual por el clero, “hay poca razón para el optimismo pero toda razón para la esperanza”.

Momentáneamente, evaluemos la degradación constante de nuestra cultura. Me enfocaré brevemente en tres realidades que tomarían cada una toda una biblioteca, para describir su espanto detalladamente. No obstante, es necesario presentarlas como evidencia de que la “clavada” de la “cultura” de la muerte no llegará en el futuro cercano.

Primero, en nuestra cultura, la sed por el aborto no se sacia. ¿Podríamos decir que un descenso de 1,5 millones a 1,3 millones de bebés muertos por año es una señal creíble de victoria? ¿Es esto a lo que llamamos victoria? ¿Es esto a los que llamamos progreso? Un bebé muerto por año es una abominación, y esta atrocidad continúa efectuándose con insistencia demoníaca día tras día en hospitales, centros de abortos y consultorios de los así llamados médicos respetables en nuestros barrios. Mientras nos encontramos en las conferencias provida pronosticando la victoria, unos pasos más allá los abortistas continúan haciéndose fabulosamente ricos con el negocio del infanticidio legalizado. Nada les importa lo que decimos en nuestras conferencias si ellos controlan de facto la cultura. Podemos desenmascarar la matanza por medio de imágenes gráficas, distribuir folletos y material educativo, y establecer nuestra red de centros de ayuda a mujeres embarazadas en crisis, pero por último son ellos los que controlan la cultura, y lo saben.

El dinero que cada año genera el negocio del aborto compra el apoyo social y político para sus prácticas espantosas. Los americanos quieren libertad por encima de todas las cosas, y hasta los que de otro modo no participarían en el aborto quieren, sin embargo, que sea legal porque hacerlo ilegal de alguna forma compromete la libertad. Nunca preguntan “¿libertad para quién?” Sólo quieren libertad, punto, y los cómplices del aborto en los medios de comunicación, en la educación y en la política cosquillean los oídos del público con millones de sonidos al día con el fin de controlar la cultura. Adelante, mañana mismo cambien las leyes, hagan ilegal el aborto. No importará. Los corazones seguirán sin convertirse mientras continuamos insistiendo en nuestras mal entendidas libertades, y por lo tanto la sed por el aborto no amainará.

Una segunda razón por la cual la lucha contra el aborto no se ganará muy pronto es que el movimiento provida no ha querido confrontar la causa fundamental del aborto: la contracepción. Repito, adelante mañana mismo con el cambio de las leyes del aborto, pero no se erradicará el aborto en la cultura, porque no se ha desmantelado el sistema que lo alimenta. La propia industria del aborto informa que el 60% de las mujeres que buscan abortar lo hacen porque les falló la contracepción. Se usa el aborto como respaldo a la contracepción, y por odioso que esto pueda parecer hasta a algunas de las feministas más rabiosas, es una realidad con la que hay que lidear. Hasta hay evidencia de que algunos centros de ayuda a mujeres embarazadas en crisis, al convertirse en clínicas médicas, distribuyen información sobre contraceptivos a mujeres embarazadas que se encuentran en crisis. Su lógica se puede sacar de cualquier manual de capacitación de la organización abortista en EEUU que se llama Planned Parenthood (Paternidad Planificada): si desea menos abortos, distribuya contraceptivos.

¿Ha funcionado esta lógica en los últimos 40 años? Analicemos el daño. Si el aborto debía disminuir en proporción directa al aumento de la contracepción en la cultura, entonces en una cultura en la que prevalece la contracepción casi en el 100% no debería haber abortos. Este no es precisamente el caso en nuestra sociedad, ya se trate de mujeres casadas o solteras. De hecho, lo opuesto es la realidad. Según entran en la cultura los contraceptivos, se distorsionan los valores y cambia la mentalidad de los usuarios. Si usamos un término bíblico, los contraceptivos “endurecen los corazones” y los predisponen contra los niños y las familias grandes, así como aumentan la promiscuidad y el egoísmo. Si alguna ves ha visto una fotografía del interior de un útero expuesto por años a la contracepción química, en lugar de una densa, rica y nutritiva espesura de las paredes uterinas listas para recibir el óvulo fertilizado, observará un órgano endurecido y devastado, allanado por los efectos de años de guerra química contra él. Esto es simbólico del endurecimiento de los corazones que acompaña a la contracepción.

La mayoría de las personas no saben que la contracepción fue ilegal en este país, pero nadie habla de que se vuelva a hacer ilegal, ¿no es así? Hay una razón muy valedera para ello. El movimiento provida no ha querido encarar el asunto de la contracepción porque muchos de sus miembros la están practicando. No se puede echar a Satanás del negocio del aborto mientras antes no se arroje al demonio del propio útero. Es tan simple como eso.

Podemos hacer represas en el río del aborto todo lo que queramos pero la corriente correrá sobre, alrededor y finalmente a través de ellas y quedaremos con leyes contra el aborto que nadie haga cumplir, lo que nos llevará de vuelta atrás. Sólo tenemos que observar lugares como Alemania y Australia, donde el aborto es mayormente ilegal, y vemos una cultura desenfrenadamente abortiva. En América Latina, donde el aborto es completamente ilegal, se practica el aborto más de lo que nadie quiere admitir. Es fácil predecir que estas culturas, al igual que casi todas en el mundo, están ahora saturadas de contraceptivos.

La Paternidad Planificada se complace en decir a las culturas en todo el mundo que rechazan el aborto que su propósito no es promover el aborto; que están ahí para prevenir los embarazos no deseados que llevan al aborto. ¡Qué “generosos” son! Mediante este artificio, bombean su veneno a 184 de los 193 países del mundo conocido. Son malvados pero no estúpidos. Conocen la conexión entre la contracepción y el aborto, lo que parece no comprender todavía ni siquiera el movimiento provida.

No erradicaremos el aborto mientras no desarraiguemos la contracepción. Ya es hora de que el movimiento provida encare este hecho.

La tercera y más alarmante razón por la que alegamos que estamos ganando la batalla del aborto, pero realmente no es así, es que tenemos una manera de pensar demasiado estrecha. ¿Conocen la mayoría de los americanos que se cometen cada año 60 millones de abortos quirúrgicos en el mundo? Este estimado es sin lugar a dudas bajo, pues es imposible llevar la cuenta de los abortos practicados en las culturas donde todavía es ilegal. Esta cifra ni siquiera toma en cuenta el número de abortos químicos que tienen lugar en proporción alarmante con la RU-486, la píldora de la mañana siguiente, y la contracepción que causa el aborto. En esta perspectiva, el genocidio en el mundo es desconcertante.

Se nos olvida que lo que sucede en EEUU se convierte en el estándar del mundo, aunque no inmediatamente. Queremos echar atrás a Roe y entonces esperar que todos los demás nos sigan. No funciona así. El resto del mundo todavía está en la implementación de Roe y lo estará haciendo por muchas décadas más. La victoria que consiguieron los revolucionarios del aborto en 1973 llegó más allá de sus más sensacionales sueños: el aborto durante los nueve meses de embarazo certificado como un derecho fundamental por el más alto tribunal de la nación. No se puede llegar a nada tan completo como eso, especialmente si se suman varios cientos de millones de dólares por concepto de impuestos cada año que van directamente a los cofres de la Paternidad Planificada. Desde entonces, estos mismos revolucionarios del aborto han estado exportando la cultura de la muerte al resto del mundo, y con ganas. El Tercer Mundo es territorio de conquista para el reino de la muerte, y 60 millones de abortos al año no es suficiente pare ellos.

Inclusive si EEUU se practicara una cirugía radical y sacara el aborto fuera de las instancias políticas, el cáncer ya ha hecho metástasis y se está regando por todos los rincones de nuestro mundo. Las demás naciones del mundo pudieran seguir nuestro “buen” ejemplo, quizás cincuenta años más adelante. Me pregunto si quedará alguien en esos países para dar marcha atrás a esas leyes violentas. El aborto y la contracepción habrán causado grandes estragos en los países más pobres de manera más precipitada de lo que ya ha sucedido en el mundo desarrollado, y, si es que no han estado prestando atención, la catástrofe en nuestro rincón del mundo es enorme. Un tercio de las naciones del mundo cuentan con una tasa de fertilidad por debajo de la de reemplazo, lo que significa que el “invierno demográfico” se nos acerca, y que la única manera que nosotros o cualquier otra nación puede evitar esa catástrofe es comenzando a tener más hijos. Dada la mentalidad contraceptiva reinante, no es probable que esto suceda en un futuro cercano.

Frente a toda esta matanza y destrucción, ¿qué razón tengo para la esperanza?

Nuestra Señora, simplemente.

Como Madre de la Vida, ella es “Vida, Dulzura y Esperanza nuestra” Desde hace mucho tiempo ha anunciado el Triunfo de su Corazón Inmaculado, y tengo confianza en que esa victoria está efectuándose en nuestro mundo mientras hablo. El de ella no será un triunfo de la educación, aunque debemos continuar educando al mundo sobre la inviolabilidad de la vida. No será un triunfo político, aunque debemos continuar luchando en el ámbito de los derechos humanos fundamentales. ¿Y es que alguien de veras cree que el sistema de tribunales corruptos se puede reformar en esta etapa del partido? Ahí no es donde tendrá lugar Su victoria.

El Inmaculado Corazón de Nuestra Señora triunfará decididamente en los corazones. Ese es el Reino en el que desea reinar con Su Rey. Por eso, en casi todas sus apariciones Nuestra Señora ha pedido oraciones por la conversión de los pecadores, y tenemos que hacerlo todos los días, comenzando con nosotros mismos. El aborto es el crimen perfecto contra la humanidad; se ha hecho poderoso debido a su éxito irrestricto en el mundo durante los últimos cuarenta años, y en su arrogancia no pretende muy pronto dejar de matar, ¿pero será demasiado poderoso para Nuestra Señora? Nunca. Ella es la Reina del Cielo y de la Tierra. No hay pecado que pueda sobrepasar su poder de convertir corazones.

Termino con un mensaje para el movimiento provida en general y para toda alma en particular: Pongámonos de nuevo de rodillas para suplicar a Nuestra Señora la conversión de nuestro mundo. Entonces, levantémonos con esperanza y manos a la obra.

Rev. Thomas J. Eutenauer,
Presidente de
Human Life International

26 abril 2005

Investigadores españoles demuestran la eficacia de un tratamiento con células madre para el infarto de miocardio

Investigadores del Hospital Universitario Reina Sofía de Córdoba han demostrado que la movilización de células madre con la administración de factor estimulante de colonias granulocíticas combinado (G-CSF) es factible, segura y eficaz en el infarto de miocardio, según un estudio publicado en el último número de Revista Española de Cardiología.

Según el estudio, si en el organismo adulto existen células madre con capacidad de contribuir a regenerar la función cardiaca, en vez de buscarlas, aislarlas, cultivarlas in vitro y volverlas a administrar, es posible lograr que dichas células madre sean capaces de llegar al lugar donde su presencia puede resultar beneficiosa, sin tener que extraerlas del organismo.

El trabajo, uno de los primeros que utiliza esta estrategia terapéutica en pacientes con infarto, abre nuevas perspectivas y sitúa a un grupo español en el competitivo grupo de la terapia celular regenerativa. El principal objetivo fue evaluar la factibilidad y seguridad de la movilización masiva de células madre en el curso de un infarto.

Así, se realizó un cateterismo cardiaco a 13 pacientes entre los días 0 y 5 de la fase aguda del infarto, con el fin de obtener la revascularización completa del miocardio y asegurar la viabilidad de la pared anterior, así como la llegada y el posible anidamiento de células madre a la zona infartada. En los días siguientes, y durante diez consecutivos, se procedió a la administración de factor estimulante de colonias granulocíticas combinado (G-CSF).

Posteriormente se les realizó un seguimiento estrecho tras el alta hospitalaria y se practicó un segundo cateterismo a los tres meses, para evaluar los cambios en la función ventricular izquierda. Todos evolucionaron favorablemente, sin complicaciones cardiacas, a excepción de uno de ellos, que presentó rotura esplénica espontánea en el día 13 tras el IAM, cuando se encontraba todavía bajo tratamiento con G-CSF. El tratamiento fue interrumpido y el enfermo evolucionó favorablemente tras la cirugía.

Las imágenes ecocardiográficas tomadas a los tres meses mostraron una mejoría funcional significativa y una reducción de la necrosis miocárdica. Asimismo, se observó una alta concentración de células inmaduras movilizadas ya al quinto día de tratamiento que, según los autores, podría explicar la recuperación funcional de la pared anterior infartada.

Por otro lado, el análisis fenotípico de las células movilizadas mostró que el número de células madre y progenitoras se había incrementado en la sangre de los pacientes de forma muy significativa. Tras de un periodo aproximado de nueve meses, los 13 pacientes estudiados continúan asintomáticos y no se han registrado episodios de angina o fallo cardiaco en ninguno de ellos.

Los autores de este novedoso trabajo concluyen que la movilización de células madre con G-CSF es factible, segura y eficaz en pacientes con IAM anterior revascularizado, aunque la posibilidad de que se produzca una esplenitis aguda por la movilización celular masiva debe ser tratada con cautela en futuros diseños.

19 abril 2005

El síndrome post-aborto se convierte en libro

El 10 de mayo sale a la venta en toda España el primer libro sobre casos de aborto provocado en nuestro país. El título del libro es "Yo aborté".

Muy probablemente mucho de las mujeres anímicamente tocadas que existen hoy en Occidente lo sea porque se han sometido a un aborto. Sin embargo, el Imperio de la muerte se ha cuidado mucho de marginar a los especialistas que tratan de que estas mujeres superen tan espantosa enfermedad. A razón de 80.000 abortos anuales que se perpetran en España, es fácil deducir que la patología post-aborto cunde, sin que la sanidad pública, y mínimamente la privada, se preocupe de poner en tratamiento a las víctimas -no me refiero a los niños abortados, que esos poca ayuda psicología pueden recibir, sino a las madres que los abortaron-. Lo mejor para que cunda la epidemia es negar la enfermedad.

En cuanto a bibliografía, el único libro publicado hasta la fecha en España se refiere a casos post-aborto extranjeros, y su lectura resulta sobrecogedora. Se titulaba "¿Por qué lloras, Miriam?". Pues bien, ahora tenemos otra obra, más próxima, no apta para paladares delicados, porque estamos hablando del mayor homicidio masivo, verdadero holocausto, de la historia. Y eso siempre deja huellas imposibles de ocultar.

Eulogio López

15 abril 2005

UN VIAJE POR EL SORPRENDENTE MUNDO DEL EMBARAZO

(ACI) Un nuevo documental conducirá a los espectadores del canal National Geographic por el misterioso mundo del embarazo y demostrará la fragilidad de la vida humana dentro del vientre materno.Utilizando tecnología de ultrasonido en 3D y 4D, En el Vientre explora al detalle la vida de un bebé en cada trimestre de gestación. Los espectadores también serán testigos de una rara operación fetoscópica, realizada con la esperanza de corregir algunas complicaciones que podrían amenazar la vida antes del nacimiento.

Para ver el vídeo pinche AQUÍ

10 abril 2005

DECLARACIÓN DE LOS FAMILIARES DE TERRI SCHIAVO.

Lo que sigue es el texto de la declaración leída por Suzanne Vitadamo y Bobby Schindler, hermanos de Terri Schindler Schiavo, frente al hospicio Woodside Hospice, en la ciudad de Pinellas Park, Florida, durante una rueda de prensa el 31 de marzo del 2005, a las 4:30 PM, La declaración tuvo lugar pocas horas después de la muerte de Terri de hambre y sed, a causa del retiro del tubo que la alimentaba a petición de su ex esposo y ex guardián legal, Michael Schiavo.

Como ustedes saben, Terri ya está con Dios y ha sido librada de toda carga humana. Tras todos estos años de abandono a manos de aquellos que supuestamente debían haberla protegido y cuidado, ella finalmente está en paz y con Dios, por toda la eternidad. Esta noche hablamos en representación de toda la familia, mientras expresamos al mundo algunos pensamientos y mensajes con respecto a nuestra hermana y a la batalla que se llevó a cabo para salvarla de la muerte por inanición y deshidratación.

Tenemos un mensaje para los voluntarios que han ayudado a nuestra familia:

Gracias por todo lo que han hecho por nuestra familia. Gracias a los cientos de médicos que se ofrecieron de manera voluntaria para ayudar a Terri. Gracias a los cincuenta doctores que declararon bajo juramento, para ayudar a Terri. Gracias a los abogados que trabajaron en defensa de la vida de Terri, en los tribunales de nuestro país. Gracias los voluntarios que se ofrecierion para ayudar: desde iniciar y mantener el website de nuestra familia, hasta llevarnos de un lado a otro, preparar alimentos y servirnos de tantas maneras --- gracias a todos los que han sido tan amables con nuestra familia durante todo lo sucedido.

Tenemos un mensaje para la gente que nos apoya y que ha estado rezando a través del mundo:

Por favor, continuen rezando para que Dios le dé la gracia a nuestra familia en estos momentos tan difíciles. Sabemos que muchos de ustedes nunca tuvieron el privilegio de conocer en persona a nuestra maravillosa hermana Terri, pero les aseguramos que ustedes estarían orgullosos de esta mujer extraordinaria que ha acaparado la atención del mundo. Siguiendo el ejemplo de Nuestro Señor Jesucristo, nuestra familia aborrece la violencia o cualquier amenaza de violencia. Las palabras amenazadoras no le hacen honor a nuestra fe, a nuestra familia o a nuestra hermana Terri. Les pedimos que todos aquellos que apoyan a nuestra familia sean completamente amables en sus palabras y obras hacia los demás.

Tenemos un mensaje para los medios de comunicación:

Agradecemos el haber llevado el caso de Terri a la nación entera. Por favor, en estos momentos, permítanle a nuestra familia llorar la muerte de Terri. La gentileza y la paciencia de los medios de comunicación estacionados afuera del hospicio ha sido muy apreciada por nuestra familia.

Tenemos un mensaje para los muchos funcionarios públicos que trataron de ayudar a Terri:

Gracias por todo lo que han hecho. Nuestra familia estará siempre agradecida a todos los funcionarios públicos que trataron de salvar a Terri.

Tenemos un mensaje para todos los líderes religiosos que trataron de ayudar a Terri:

Gracias a todos ustedes, personas de fe, que demostraron su amor por Terri y su sólida convicción de defender la santidad de toda vida humana, como don precioso de Dios. Nuestra familia se siente honrada de que el Santo Padre, el Papa Juan Pablo II, se haya expresado tan enérgicamente en defensa de nuestra hermana Terri.

Tenemos un mensaje de perdón:

Durante esta dura prueba, recordamos las palabras de Jesús en la Cruz: “Padre, perdónalos porque no saben lo que hacen”. Nuestra familia pide perdón por cualquier cosa que hayamos hecho en defensa de la vida de Terri que no haya reflejado amor y compasión, como lo requiere de nosotros nuestra fe.

Tenemos un mensaje para los padres a través del mundo entero:

Nuestra familia anima a los padres a que pasen tiempo con sus hijos y a que consideren cada momento compartido con ellos, cada día, como un don precioso de Dios.

Tenemos un mensaje para Terri de su familia:

Como miembro de nuestra familia que no podías hablar por ti misma, hablaste en voz alta. Como miembro de nuestra familia incapaz de defenderte a ti misma, la gracia y la dignidad de tu postura nos hizo sentir orgullosos. Terri, te amamos tiernamente, pero sabemos que Dios te ama más que nosotros. Debemos aceptar tu muerte inoportuna como la Voluntad de Dios.



Terri, tu vida y tu legado continuarán, según esta nación reacciona a los clamores sordos de los miles de personas incapacitadas, que antes habían pasado inadvertidas. Tu familia tiene intención de defender y hacer valer los derechos de las otras “Terris” en esta nación y haremos todo lo que podamos para cambiar la ley, de modo que otras personas no sufran la misma desgracia que sufriste tú.

Compartimos un último mensaje:

Nuestra familia tenía la esperanza de que este día nunca llegase, pero como ya ha llegado, nos preguntamos en estas circunstancias tan tristes: ¿Que nos pediría Nuestro Señor Jesucristo que hiciéramos en un momento como este? En el Evangelio de Juán, Jesús respondió a los cuestionamientos de los Rabinos que preguntaban por qué un hombre había nacido ciego. El les dijo: “Es para que las obras de Dios se hagan manifiestas a través de él”.

El plan de Dios para Terri se está revelando ante nuestros ojos. Nuestra oración en este momento es que nuestra nación recuerde el clamor de las personas incapacitadas y se comprometa de corazón a defender sus vidas y su dignidad, durante muchas generaciones en el futuro.

Para obtener más información sobre el caso de Terri Schiavo, consulte, en español, el portal de VHI: http://www.vidahumana.org, y en inglés, el portal de la Fundación Terri Schiavo: http://www.terrisfight.org.

04 abril 2005

Organizaciones pro-vida recuerdan legado y lucha de Juan Pablo II

WASHINGTON DC, 04 Abr. 05 (ACI).-Distintas organizaciones pro-vida alrededor del mundo expresaron su dolor y recordaron el esfuerzo del Santo Padre en la incansable lucha por la vida, luego su tránsito a la casa del Padre, ocurrido el día sábado 2 de abril a las 9:37 p.m., hora de Roma.

El Padre Frank Pavone, director de Priests for Life, señaló que “hoy despedimos al Papa Juan Pablo II el Grande, el Papa de la vida. Sus enseñanzas guiarán y nutrirán a la Iglesia por siglos. Particularmente sus enseñanzas sobre la santidad de la vida, especialmente del no-nacido, resonarán en nuestras conciencias para construir una cultura de vida”.

La fundadora de Concerned Women for America (CWA), Beverly La Haye, declaró que “este Papa fue una fuerza vital en la defensa de la vida, el matrimonio, la familia. Su extraordinario liderazgo y valor han fortalecido todo el cristianismo. El Papa se ha opuesto sin tregua a la cultura de muerte y ha defendido la santidad de la vida y el derecho a la libertad”.

Por su parte, Wanda Franz, presidenta del Comité Nacional por el Derecho a la Vida, indicó que el Santo Padre “fue una incansable voz en favor del no-nacido, los discapacitados y los ancianos; así como también un gran defensor del derecho a la vida. Su férrea oposición a los males como el aborto, el infanticidio y la eutanasia; estaba fundada en la compasión y en el amor. Lo vamos a extrañar muchísimo”.

De otro lado, la presidenta de la Coalición Cristiana Estadounidense, Roberta Combs, dijo del Pontífice que fue “un gran campeón para los no-nacidos y discapacitados. El Papa y la Iglesia Católica declararon que la muerte de Terri Schiavo fue ‘eutanasia’ y condenó a quienes se esforzaron por lograrlo. El Papa Juan Pablo II es un gran héroe para el movimiento pro-vida”.

“Por más de 26 años el Papa ofreció un valeroso e incansable liderazgo al defender y promover el derecho a la vida de todas las personas: los no-nacidos, ancianos, moribundos, discapacitados y pobres”, señaló la presidenta de Feministas por la Vida, Serrin Foster.

Judie Brown, presidenta de la American Life League, indicó que “mucho se escribirá sobre él, pero lo que destaca por encima del resto es que, durante los 26 años de pontificado, recordó siempre que cada persona es un ser humano creado por Dios que merece ser amado y respetado. El Papa dejó establecido esto en su hermosa encíclica Evangelium Vitae (El Evangelio de la Vida), probablemente al más significativa encíclica de todas las que escribió”.

Igualmente, hace unos días el presidente de EEUU, George W. Bush, declaró que “el Papa Juan Pablo II dejó la sede de San Pedro de la misma manera en la que llegó a ella: como testimonio de defensa de la dignidad de la vida humana. En occidente, nos ha dejado la misión de construir una cultura de vida en la que el fuerte proteja al débil”.

Otras organizaciones como el Catholic Action Group, Traditional Values Coalition, Brothers of Charity, la Conferencia Católica de Pennsylvania y la Universidad Católica en Washington también expresaron sus condolencias y recordaron el esfuerzo del Santo Padre por la defensa de la vida durante su pontificado

Los otros Terri Schiavo

Miguel ha tenido mucha más suerte que Terri Schiavo. Vive en una casa de Las Matas, en Madrid, rodeado del cariño de ocho hermanos y unos padres que, tras quince años de duro esfuerzo, han conseguido crear a su alrededor un clima no sólo de normalidad, sino de verdadera alegría. En la casa de los Nocito, uno no tiene la sensación de que haya un problema. Es más, se lo pasan muy bien: nunca falta jaleo, risas, bromas... tanto, que dan ganas de quedarse.

Miguel es el segundo de nueve hermanos, y el sexto de ellos, Alejandro, es autista. Su madre recuerda emocionada que cuando Miguel tenía apenas 14 años, habló muy serio con sus padres, y sabiendo que el futuro de su hermano Alejandro les preocupaba enormemente, les dijo que ya no tenían por qué preocuparse. Él mismo se encargaría de su hermano cuando ellos faltasen. Su madre, Sonsoles, recuerda ese momento con especial admiración hacia su hijo. Pero Dios tenía otros planes para Miguel, para su padres, Jesús y Sonsoles, y para sus ocho hermanos. Un exigente plan de amor, generosidad y sacrificio, que, gracias a la unión de una familia, han sabido llevar adelante con una increríble naturalidad.

Cada día en la casa de los Nocito Muñoz es un canto a la vida. Más que un canto, es un grito fortísimo, que nos ofrece a los que asistimos perplejos a su rutina una bocanada de aire fresco. Un respiro que ensancha el alma, sobre todo en estos días en que se premian películas homicidas o, peor aún, en que se deja morir de hambre y de sed a una mujer que se encuentra en las mismas circunstancias que Miguel.

En una luminosa habitación del chalé, con dos amplios ventanales, nos encontramos un joven fuerte, con buen color y con unos grandes ojos verdes, echado en una cama articulada. Miguel no se mueve, pero su expresión agradece cada muestra de cariño. Se ríe cuando sus hermanas le gastan bromas o cuando su madre le cuenta un chiste un poco verde al oído.

El accidente
Miguel tuvo un accidente de moto hace quince años, cuando apenas era un chaval de dieciséis. Acababa de volver del colegio, recuerda su madre. Estaba preparándose la merienda cuando un amigo suyo vino a traerle unos apuntes y Miguel lo acompañó hasta la puerta. Al ver que había venido en moto, se la pidió para dar una vuelta por la urbanización. Era el mes de diciembre, a las seis y veinte de la tarde. A 200 metros de casa había un camión atravesado. Miguel no lo vio y se dio un fortísimo golpe, sobre todo en la cabeza. Sus padres se enteraron cuando los llamaron desde el hospital. Miguel tenía el cerebro inundado por múltiples hemorragias. Desde un principio nos dijeron que no iba a sobrevivir. Nos propusieron donar sus órganos. Estaba en coma profundo, con ventilación asistida, hasta que, para evitar infecciones, decidieron hacerle una traqueotomía.

Miguel permaneció ingresado durante tres meses que fueron durísimos, aparte de por la situación, por el trato recibido en el hospital, donde encontramos bastante incomprensión y ninguna caridad.

Aunque los médicos se lo desaconsejaban y los advirtieron de que no viviría mucho tiempo, sus padres prefirieron encargarse de su cuidado. Decidimos -explica Sonsoles- traérnoslo a casa, para que muriese aquí, rodeado de su familia y en su cama.

Quince años después sigue en casa, para sorpresa de los médicos. Su supervivencia no es fruto del azar o del destino. Es, sin duda, fruto de la entrega de una familia que no le deja ni a sol ni a sombra, volcada en el cuidado de su hermano porque la dignidad de Miguel sigue siendo la misma, y su vida, igual de digna.

Desde el primer momento los hermanos se volcaron con él. Nunca estuvo solo. Todos hacían turnos para estar con él y con Alejandro. Incluso Macarena, que entonces tenía cuatro años, por las noches le contaba cuentos para que se durmiese. Desde el primer momento todos intentaron vivir la situación con la mayor normalidad posible, con un Miguel distinto, pero con un Miguel que seguía siendo hijo de esta familia, que seguía ocupando su sitio y que seguía participando, dentro de su situación tremenda y dramática, de todas las actividades de la casa. Así, por ejemplo, cada domingo después de comer, él estaba con nosotros en su silla de ruedas, hecho un guiñapo, pero con la familia, como uno más.

Participa como uno más
Un ejemplo de lo partícipe que le han hecho del día a día y de los acontecimientos familiares fue la boda de su hermano Borja. Se celebró en el santuario de Torreciudad, Huesca, y para que su hermano no faltase, instalaron un sistema de videoconferencia en su habitación que le permitía seguir la ceremonia como si estuviera con su familia en la iglesia, a más de cuatrocientos kilómetros. A pesar de la distancia, Miguel no se quedó sin fiesta. Mientras sus hermanos celebraban el banquete, en casa de los Nocito todos los amigos de Miguel le acompañaron durante la ceremonia, vestidos con sus mejores galas. Incluso un sacerdote repartió la comunión en el momento oportuno a quien la quiso. Y tras la ceremonia, banquete. Fue una de las condiciones de Borja para casarse, comenta Sonsoles, que su hermano estuviese presente y lo celebrase con nosotros, como así fue.

En el trato que tienen sus hermanas con Miguel se percibe esa naturalidad con la que sus padres han querido asumir la situación. Para muestra, un botón protagonizado por la sobrina mayor de Miguel: María tenía tres años todavía. Un día que pasaba junto a su cama vio que se le caía la baba. Entonces se acercó, se puso de puntillas, porque no llegaba, y con el trapito que tiene Miguel sobre el hombro le limpió y se fue como si nada. Nadie le había dicho que lo hiciese, pero como ha crecido viendo a su tío así, y a los demás cuidando de él, pues ella lo hace como la cosa más normal.

Pero esta situación no está, como es lógico, privada de momentos de durísima tensión. Miguel no hizo un solo gesto durante los primeros cuatro años de coma. En casa le trataban como si entendendiera todo lo que le decían, sin obtener ningún tipo de respuesta. Sus hermanos, ya desde entonces, hablaban mucho con él y le gastaban bromas. Se ocupaban además de que fuera siempre como un pincel. Incluso le pedían a su madre que la ropa de Miguel fuera de marca y que llevara la mejor colonia. Le querían ver siempre bien guapo.

De pronto, un día dio la primera señal de vida interior de manera fortuita. Estaba viendo en la tele a José Luis Moreno, cuando el cuervo Rockefeller dijo eso de ¡toma moreno!, y Miguel esbozó una pequeña sonrisa que sólo vio la enfermera. Al día siguiente, a la misma hora y viendo el mismo canal, estaba toda la familia pendiente no de Rockefeller, sino de Miguel. Efectivamente, al soltar el cuervo su peculiar ¡toma moreno!, Miguel volvió a esbozar una leve sonrisa, con lo que ¡os podéis imaginar la alegría!, recuerda Sonsoles sin poder contener la emoción, ¡lo pesados que estuvimos toda la familia con el toma moreno día y noche durante no sé cuánto tiempo!.

Para su madre, que Miguel se ría quiere decir que es feliz, y aunque haya gente que piense que es poco haber conseguido sólo que se ría, para nosotros es un mundo. ¡Yo echaba tanto de menos su risa, la de un chico grande, fuerte, que cuando se reía, lo hacía con todo el cuerpo!. Por eso Sonsoles le pedía a la Virgen durante aquellos cuatro años de gesto impasible y mirada perdida: Madre mía, ¡por lo menos que se ría!.

¡A comer!
Cuando los médicos vieron que Miguel gesticulaba, no daban crédito. Cada día en esta casa durante los últimos quince años ha sido una lucha. Pero cada noche doy gracias a Dios porque es una batalla ganada al tiempo. Su madre lo dice orgullosa, porque, después del accidente, se llevaron a Miguel a morir a casa, y quince años después, no sólo no ha muerto, sino que es capaz de sonreír. También han conseguido que sea capaz de tragar, incluso las enormes pastillas que toma diariamente, por lo que no le es necesario el uso de sonda o mecanismo alguno. Aunque también costó lo suyo, y el milagro de la alimentación se fraguó porque su madre se empeñó. Empecé dándole una puntita de yogur, y sólo con eso se ahogaba. Pero poco a poco iba aprendiendo. Luego, puntita y media, dos puntitas, un yogur entero. Así durante año y medio, y al final, come cuatro veces al día. Al eliminar la sonda de alimentación, eliminaban un foco de infección, con lo que mejoraban la calidad de vida de Miguel, al que le encanta comer, sobre todo los postres. Cuando hago natillas, os aseguro que se le hace la boca agua, y si preparo crema catalana, es el no va más. No queremos privarle del placer de comer, y aunque ha costado, estamos encantados.

Sonsoles explica que es importante que Miguel experimente sensaciones distintas y lleve una vida lo más normal posible. Le sacamos a pasear por la mañana y por la tarde, durante más de una hora, para que le dé el aire y le haga lagrimear, para que si llueve, note el agua en la cara, para que le dé el sol, para que le saluden el guarda, el obrero, el vecino..., para que oiga a los coches pasar. En definitiva, para que tenga las sensaciones, perciba los olores y oiga los sonidos igual que todos, de manera que su vida, dentro de lo que cabe, sea lo más normal posible.
En verano se bañan en la piscina con él, y eso ya es el placer total. En un bordillo han instalado una polea con motor eléctrico. Ahí enganchan a Miguel y le meten en el agua con cuidado... o sin él: en ocasiones le cogen entre dos hermanos y se tiran a bomba los tres juntos e incluso le hacen aguadillas.

Pero fuera de la casa de Miguel, donde estando en coma recibe todo el cariño y las atenciones de su familia y es considerado como uno más y no como un pobre enfermo, sus padres y hermanos son testigos del avance de una cultura en la que su hermano no tiene cabida. Es la cultura de la muerte. Esa que hace películas en la que el bueno es el que asiste a un suicida, o un asesino. Peor. Son testigos en la distancia de la lenta agonía de Terri Schiavo, que, privada del alimento que ella misma no se puede suministrar, como Miguel, muere lentamente con el beneplácito de su marido, de la pareja de su marido y de un juez sin escrúpulos.

Estas situaciones las viven en casa de Miguel con especial dolor, como cuenta Sonsoles: Lo de Terri es un asesinato. Anoche estuvimos hasta las tres de la mañana hablando con mis hijos del tema, y nos dimos cuenta de que el caso Schiavo es como si nosotros ahora nos negásemos a darle de comer a Miguel. Aclara que si nadie les da de comer, tanto a Terri como a Miguel, morirán de inanición y de sed, pero no de ninguna enfermedad.

La mentira del cine
Sobre algunos acontecimientos recientes, afirma que lo que está pasando con la película Mar adentro y con Million dollar baby es un canto a la eutanasia que a nosotros nos duele. Entre otras cosas, porque lo intentan vender como natural, cuando lo natural es lo que yo tengo ahí en esa habitación -la de Miguel-, una persona con toda su dignidad, exactamente la misma que tenía antes del accidente, con todo el derecho del mundo a tener una vida digna. Para estas personas, añade Sonsoles, una vida digna es tenerlos bien aseados, bien cuidados, rodeados de todo el cariño posible, que es lo que necesitan. Finalmente, Sonsoles sentencia convencida: ¡Que no me hablen de muertes dignas! ¡Que me hablen de vidas dignas!.

Guiomar, de veintiséis años, dice que se sienten unos privilegiados por ser en casa tantos hermanos para ayudar. Los hermanos aprendieron a sentirse privilegiados cuando, como premio, sus padres los enviaban de campamento con minusválidos, para poder cuidar a otros que, a diferencia de Miguel, no tenían quien los cuidase. Dicen que así se daban cuenta de la suerte que tenían de poder estar cuidando tan bien a Miguel.
Aunque a Guiomar no le guste oírlo, merecen la enhorabuena por haber aprendido a sonreír a la vida y a ser felices en circunstancias difíciles.
Parece que la palabra enfermo produce en la sociedad un rechazo que nubla la claridad de lo que implica ser persona.

Una vida en coma es una vida
Quisiera mandar todo mi apoyo a Terri Schiavo, cuya vida no es menos valiosa por estar en la situación en la que se encuentra. Tengo 26 años; uno de mis hermanos tuvo un accidente de moto y se encuentra en una situación muy similar a la de ella, y como familiar que vive día a día con él, quiero rebelarme ante esta cultura de la muerte, que tiene sus orígenes en una falsa compasión y parece basarse más en razones económicas que en principios morales.
Estimado lector: a todos los miembros de mi familia se nos encoge el corazón al ver cómo este tema es tratado por los dioses del poder mediático y político... con teorías. Queremos más medios, más facilidades para favorecer la vida del enfermo, más respeto y menos opiniones que no aciertan con la realidad.
Queremos gritar un ¡sí a la vida! por los que no pueden hacerlo.
Guiomar Nocito Muñoz


Nosotros no podríamos vivir sin él
Tengo 21 años. Soy la séptima de 9 hermanos. Mi hermano Miguel está en la misma situación que Terri Schiavo. La única diferencia es que mi hermano, tras mucho esfuerzo por parte de mis padres y de las enfermeras que le cuidan en casa, come por boca. No habla, no sabemos si es capaz de fijar la mirada, no anda... pero vive. Sí, vive. Mi hermano es capaz de sonreír. Si le cuentas un chiste, la carcajada es tan grande que se le ilumina la cara. Si le duele algo o está molesto, se le nota como si se estuviera quejando a gritos. Nuestras vidas no serían lo mismo sin él. Aunque se encuentre en esta situación, no le deseo la muerte. Pienso que está sufriendo, pero como muchas otras personas en el mundo. Vivir es sufrir y si él tiene que morir, tenemos que morir todos. Miguel es el punto de unión de mi familia. Cada vez que entramos en casa, lo primero que hacemos es ir a su cuarto para darle un beso y decirle que ya hemos llegado. Todo está organizado de tal forma que siempre hay alguien cuidándole, contándole cosas... Sus amigos del colegio, ya casados, vienen a visitarle con mucha frecuencia. Ninguno de nosotros podría vivir sin él y supongo que a la familia de Terri le pasa lo mismo. No puedo evitar sentirme identificada con ellos. Ella está viva y privarla de alimento es un asesinato. Los bebés no pueden alimentarse por sí mismos, muchos ancianos tampoco... ¿no merecen vivir? No digáis muerte digna cuando queréis decir quitar un peso de encima.
Sonsoles Nocito Muñoz

Jesús G. Sánchez-Colomer

«Experimentar con embriones hace del hombre un “material desechable”»

Justo Aznar / Jefe Departamento de Biopatología del Hospital «La Fe» de Valencia

La Ministra de Sanidad, Elena Salgado, ha dado a conocer las líneas básicas del primer borrador de la nueva Ley de Reproducción Asistida que sustituirá a la actual norma. Justo Aznar analiza este texto que, de aprobarse, permitirá la experimentación con embriones y los «niños-medicamento».


Amparo Puig
Valencia- – ¿Qué destacaría de este borrador?

–En primer lugar se define al embrión preimplantado, al que denomina como «preembrión», como «un grupo de células», lo que es absolutamente inaceptable científicamente, si se considera la realidad biológica de ese embrión humano de pocos días, que tiene todas las características biológicas para poder definirlo como un ser de nuestra especie, es decir como un ser humano.

–¿Regula este proyecto de ley el número de óvulos que se pueden fecundar y por tanto podrá evitar el que se congelen embriones sobrantes de la fecundación in vitro?
–En ningún momento se hace referencia a ello, por lo que a partir de la promulgación de este texto, se podrán fecundar más de tres óvulos, lo que dará lugar a que se generen embriones sobrantes, que habrá que congelar.

–¿Se regula el uso de embriones humanos con fines experimentales?
–Se abre totalmente la puerta para ello, por lo que si este borrador es aprobado, el embrión humano pasará en nuestro país a ser material desechable, útil para investigación, algo absolutamente incompatible con la dignidad y respeto que merece.

–¿Cuál es su opinión sobre el uso del diagnóstico preimplantacional que este borrador promueve?
–Si el diagnóstico preimplantacional se utiliza para evitar el nacimiento de niños con enfermedades transmisibles de forma genética se requiere generar un elevado número de embriones, analizarlos y eliminar los que padezcan la enfermedad y los sobrantes, lo que se puede definir como una técnica eugenésica. También se puede aplicar para crear niños que puedan donar material celular para un hermano enfermo, para crear niños-medicamento. De esta forma se genera un número de embriones, por fecundación in vitro, se puede diagnosticar cual de ellos no padece la enfermedad de sus padres, y, de entre los sanos, cual es compatible con su hermano. Esto es algo total y absolutamente incompatible con la dignidad de un ser humano, que nunca puede ser generado para ningún fin que no sea su propio bien. Significa cosificar al embrión.

ESPAÑA: DÍA DE LA VIDA.

Mensaje Episcopal Fuente: CEE.

La Subcomisión Episcopal para la Familia y Defensa de la Vida, de la Conferencia Episcopal Española, con ocasión del X aniversario de la Encíclica Evangelium Vitae (EV), dio a conocer una declaración titulada “La vida humana, don precioso de Dios”, fechada en Madrid el 4 de abril de 2005, Solemnidad de la Encarnación.

Comienza la declaración recordando que “‘El evangelio de la vida está en el centro del mensaje de Jesús. Acogido con amor cada día por la Iglesia, es anunciado con intrépida fidelidad como buena noticia a los hombres de todas las épocas y culturas’ (EV, 1). (...) Hace diez años, el 25 de marzo de 1995, el Papa Juan Pablo II publicaba su encíclica Evangelium Vitae. (...) Con ocasión de este aniversario, y siguiendo la recomendación de la LXXXI Asamblea Plenaria, invitamos a que la Solemnidad de la Encarnación -que este año 2005 se celebra el 4 de abril- se celebre oportunamente con diversas iniciativas que sirvan para que el aprecio y respeto de la vida, centro del mensaje de la Evangelium Vitae, sea conocido y anunciado en nuestras Iglesias”.

A continuación recogemos algunos párrafos del documento:

El valor de la vida humana

“La Iglesia, que desde los tiempos apostólicos proclama constantemente el valor de la vida humana, se esfuerza cada día con más intensidad para defenderla y atender a los más necesitados. (...) Universalmente, todas las culturas han reconocido el valor y la dignidad de la vida humana. El precepto de ‘no matarás’, que custodia el don de la vida humana, es una norma que toda cultura sana ha reconocido como principio fundamental”. El derecho a la vida y el respeto a la dignidad de la persona son fundamento para la convivencia.

“Este reconocimiento universal encuentra su plena confirmación en la revelación del Evangelio de la vida con el misterio de Cristo. La vida humana, don precioso de Dios, es sagrada e inviolable. ‘La vida humana es sagrada porque desde su inicio comporta la acción creadora de Dios y permanece siempre en una especial relación con el creador, su único fin. Sólo Dios es Señor de la vida desde su comienzo hasta su término. Nadie, en ninguna circunstancia, puede atribuirse el derecho de matar de modo directo a un ser humano inocente’ (EV 53). Por ello todo atentado contra la vida del hombre es también un atentado contra la razón, contra la justicia y constituye una grave ofensa a Dios”.

Continuidad fundamental

“El proceso embrionario es un proceso continuo en el que ya desde el principio estamos ante una vida humana. el embrión no es un mero agregado de células vivas, sino el primer estadio de la existencia de un ser humano. Todos hemos sido también embriones”.

“Desde el momento de la fecundación hay vida humana, y por tanto dignidad personal. Es una vida humana que se va desarrollando, va experimentando cambios morfológicos importantes, pero es siempre el mismo proceso continuo que va desde el principio de la vida con la fecundación hasta la muerte. ‘El cuerpo, naturalmente, se desarrolla, pero dentro de una continuidad fundamental que no permite calificar de pre-humana ni de post-humana ninguna de las fases de su desarrollo. Donde hay cuerpo humano vivo, hay persona humana y, por tanto, dignidad humana inviolable’”.

“En consecuencia, ‘el ser humano debe ser respetado y tratado como persona desde el instante de su concepción y, por eso, a partir de ese mismo momento se le deben reconocer los derechos de la persona, principalmente el derecho inviolable de todo ser humano inocente a la vida’ (EV 60)”. (...)

La ciencia al servicio de la vida

“No podemos olvidar que estos avances son potentes herramientas que deben ser usadas al servicio del hombre, teniendo en cuenta los principios éticos. La ciencia y la técnica requieren la ética para no degradar, sino promover la dignidad humana. Por ello pedimos a todos los investigadores y centros de formación que procuren inculcar a todos el respeto a la vida humana tanto como procuran avanzar en sus conocimientos para ponerlos al servicio de las personas”.

“A todos exhortamos a que promuevan siempre la vida frente a tantas amenazas por parte de una ‘cultura de la muerte’ que se manifiesta de muchas maneras: la anticoncepción, la extensión de las esterilizaciones, la disminución preocupante de la natalidad, el aborto, la píldora ‘del día después’ -que además de anticonceptiva puede ser abortiva-, la manipulación del lenguaje al hablar de ‘preembriones’ como si no fueran ya plenamente personas humanas, la selección y reducción embrionarias, la manipulación y destrucción de embriones para obtener células madre para la investigación, y la cada vez más amenazante práctica de la clonación. Estas manifestaciones de la cultura antivida son una insidiosa ideología del mal que Juan Pablo II ha denunciado recientemente: ‘Se puede, es más, se debe, plantear la cuestión sobre la presencia en este caso de otra ideología del mal tal vez más insidiosa y celada, que intenta instrumentalizar incluso los derechos del hombre contra el hombre y contra la familia’”.

La familia santuario de la vida

“’Dios creó al ser humano a su imagen y semejanza; a imagen de Dios lo creó, hombre y mujer los creó, y los bendijo diciendo: creced y multiplicaos’ (Gen 1,27-28). (...) El amor conyugal entre el hombre y la mujer, fundamento de la familia, es el lugar santo donde la persona es concebida dignamente. El hijo nace del amor de los padres y es invitado a participar en su comunión de amor. (...) Estas familias son una magnífica proclamación del Evangelio de la vida y un motivo para dar gracias a Dios: familias que a pesar de las crisis y momentos difíciles saben permanecer unidas en el amor, familias que a pesar de las dificultades viven generosamente abiertas a la vida, familias que sostienen a sus miembros más débiles o necesitados con su tiempo y sus mejores energías, etc. Todas estas familias -tantas de ellas cristianas- son un magnífico testimonio del valor de la vida y realizan un precioso servicio a la sociedad”. (...)

Educación afectivo-sexual

“La familia es también el ámbito donde los hijos aprenden el significado de la sexualidad al servicio del amor y la vida. Muchas veces los Obispos hemos recordado la necesidad y urgencia de una educación afectivo-sexual adecuada. Esta tiene un lugar privilegiado en la Pastoral Familiar, porque ‘la vocación al amor, que es el hilo conductor de toda pastoral matrimonial, requiere un cuidado esmerado de la educación al amor’. (...) Los padres son los primeros responsables para llevar a cabo esta educación de la sexualidad, ya en los años de la niñez como luego en la adolescencia. Han de saber ofrecer a sus hijos, en un marco de confianza, las explicaciones adecuadas a su edad para que adquieran el conocimiento y respeto de la propia sexualidad en un camino de personalización. En el momento adecuado, la catequesis también deberá afrontar el tema de la sexualidad y el discernimiento vocacional. En el proceso catequético, durante los distintos momentos que afectan a esta etapa, estará presente una catequesis completa y profunda sobre la sexualidad en sus distintas dimensiones: antropológica, moral, espiritual, social, psicológica, etc.’” (...)

Por una cultura de la familia y de la vida

“A los científicos (...) les pedimos que proclamen con valentía el valor sagrado de la vida humana desde el momento de la concepción y que nunca se dejen seducir por posibilidades contrarias a la ética. (...)

“A los profesionales de la salud corresponde apoyar siempre la vida, y rechazar e incluso denunciar toda práctica que atente contra la integridad o la vida de las personas, singularmente la de aquellas más débiles como los embriones, los no nacidos, los disminuidos, los ancianos y los enfermos terminales” (...)

“Hacemos también un llamamiento apremiante a los profesionales católicos, especialmente de la información, a hacerse presentes en los medios para que en ellos resuene también el hermoso mensaje del Evangelio de la vida”.

“Todos los profesionales cristianos, personalmente o asociados, han de influir responsablemente en la sociedad y en las leyes. (...) Desde estas líneas queremos expresar nuestro apoyo y bendición a todos los que desde estas plataformas y asociaciones, se empeñan en tan importante y a veces difícil tarea. Al mismo tiempo invitamos a todas las familias cristianas a implicarse activamente en estas acciones que promueven una visión cristiana de la familia y de la vida como don de Dios”.

“En este sentido nos exhortaba Juan Pablo II en la Evangelium Vitae: ‘Para ser verdaderamente un pueblo al servicio de la vida debemos, con constancia y valentía, proponer estos contenidos desde el primer anuncio del Evangelio y, posteriormente, en la catequesis y en las diversas formas de predicación, en el diálogo personal y en cada actividad educativa. A los educadores, profesores, catequistas y teólogos corresponde la tarea de poner de relieve las razones antropológicas que fundamentan y sostienen el respeto de cada vida humana. De este modo, haciendo resplandecer la novedad original del Evangelio de la vida, podremos ayudar a todos a descubrir, también a la luz de la razón y de la experiencia, cómo el mensaje cristiano ilumina plenamente el hombre y el significado de su ser y de su existencia; hallaremos preciosos puntos de encuentro y de diálogo incluso con los no creyentes, comprometidos todos juntos en hacer surgir una nueva cultura de la vida’”(EV 82).

Firman la declaración, Mons. Julián Barrio Barrio, Arzobispo de Santiago de Compostela, Presidente de la CEAS; Mons. Juan Antonio Reig Pla, obispo de Segorbe-Castellón, Presidente de la Subcomisión para la Familia y Defensa de la Vida; Mons. Javier Martínez Fernández, Arzobispo de Granada y Mons. Francisco Gil Hellín, Arzobispo de Burgos. FIN, 03-04-05

03 abril 2005

Concentraciones con velas contra el aborto en La Fe

Una madre impulsa desde hace cinco meses las «veladas» en Valencia, que se celebran todos los días 11

A. G, Valencia

Un grupo de personas se reúne el día 11 de cada mes (a las 22 horas) en la entrada del Hospital La Fe de Valencia para protestar contra el aborto y reclamar su «erradicación» de las leyes españolas. Es una concentración silenciosa, llevan velas y algunos carteles y leen un manifiesto. Están una hora y se van. Hasta el mes próximo.

La promotora de la iniciativa en Valencia es Viky Paniagua, una madre de familia que siguió el pasado mes de noviembre la llamada de la plataforma católica virtual Hazteoír.org de concentrarse con velas ante clínicas abortistas. Pensaba que otra gente acudiría, pero estuvo sola, relata. No desfalleció y, al mes siguiente, comunicó la velada a algunos amigos. «Fuimos entonces 25 y en la última, el 11 de marzo, ya éramos 50», explica Paniagua, quien destaca que de las dieciséis ciudades españolas que se han sumado hasta ahora a la movilización Valencia es la única donde la reunión se celebra ante un hospital público. Según dice, la fecha habitual para la práctica de los abortos en este centro son los jueves, a las 15.30.

La elección del día 11 para las concentraciones no es casual. Está relacionada con la simbología de los atentados perpetrados en esa fecha (el 11-S y el 11-M). Hazteoír.org ha bautizado a su iniciativa como 11-V («de vida y de victoria sobre la muerte», afirma). La citada plataforma mantiene una postura crítica contra las políticas del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero y respalda otras campañas de organizaciones católicas, como la recogida de firmas en defensa del matrimonio tradicional del Foro de la Familia.

La impulsora de las veladas en Valencia afirma que su objetivo es «levantar a la gente que piensa que el aborto es horrible, pero no se moviliza». Su acción, dice, es independiente, aunque cuenta con el apoyo de Avafam y de la asociación Provida.