16 noviembre 2008

Las monjas que cuidan a Eluana piden hacerse cargo de la joven porque está viva

ABC


MADRID. Pese a que el Tribunal Supremo italiano autorizó el pasado jueves que se dejara de alimentar a Eluana Englaro, en coma desde hace 17 años, las monjas que se ocupan de cuidarla se resisten totalmente a la idea y han solicitado a la familia que dejen a la joven a su cuidado. «En estas horas difíciles en las que esperar parece imposible. Nuestra esperanza es que no se le dé muerte por hambre y sed a Eluana en las condiciones en las que está», explican las religiosas, que se ocupan de la joven desde que fuera ingresada el 7 de abril de 1994 en estado vegetativo debido a un accidente de tráfico

Desde la clínica Talamoni, en Lecco, una localidad cercana a Milán, las hermanas han manifestado su «disponibilidad para servir hoy y siempre a Eluana» porque «la sentimos viva». «Nosotras no pedimos ningún cambio, sólo el silencio y la libertad de amar y dar a los débiles, a los pequeños, a los pobres», señala la hermana Misericordia en declaraciones al diario «Il Messagero».

En los próximos días

Sor Rosangela, que se ocupa de la higiene de la joven desde la mañana a la noche, relata que «cada dos horas es necesario cambiarla de postura y una vez al día la sentamos en una silla de ruedas durante dos horas». Según narra la monja, «la alimentación y la hidratación, así como la administración de fármacos la practicamos con una sonda nasogástrica». Nada ha cambiado en 14 años, cuando Eluana fue ingresada en ese centro hospitalario, y nada para las religiosas debe cambiar.

Tras conseguir ganar el pasado jueves una larga y dura batalla judicial, Giuseppe Englaro, padre de la joven, no ha enviado todavía el escrito para llevársela a una institución donde se le retirará la sonda que la alimenta. Según «Il Messagero», lo hará en los próximos días. Llegará con una ambulancia, un médico y una enfermera que asistirán a Eluana en su último viaje.

Varios hospitales de Udine, donde el padre quería internarla, se han negado a recibirla. Sin embargo, ayer el asesor de Sanidad de la región septentrional de Friuli-Venecia-Julia, Vladimir Kosic, afirmó que «están listos para acoger a Eluana como a todos» y que «no se niega el pan y el agua a nadie en nuestro hospitales».

Adopcion Espiritual