10 septiembre 2011

La eutanasia viene vestida de compasión y se convierte en indiferencia hacia los pacientes

Entrevista al Dr. Borja Montero, médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria y Máster en Cuidados Paliativos

REDACCIÓN HO, por Nilo.- El tema es de rigurosa actualidad, ante casos como los que DAV ha denunciado como prácticas eutanásicas, los de Ramona Estévez en Huelva y Carmen López en Leganés (Madrid). El médico especialista en Medicina Familiar y Comunitaria y Máster en Cuidados Paliativos Borja Montero nos recuerda que el profesional sanitario siempre deber estar al servicio de la vida sin dejarse llevar por la trampa de un falso sentimentalismo: "parece que el debate es sólo sonda sí sonda no. Esto deforma el debate (...) Lo que debe guiarnos siempre el es bien y el cuidado del paciente. La eutanasia viene vestida de compasión y se convierte en indiferencia hacia los pacientes",

HO.- ¿En que consiste la alimentación por sonda?

Dr. Montero: Consiste en la administración de nutrientes, iones, oligoelementos y agua a través de un tubo que comunica el exterior con la cavidad gástrica, habitualmente a través de las fosas nasales (sonda nasogástrica), aunque existen otras sondas que no son molestas para el paciente como las sondas de gastrostomía que comunican el exterior con la cavidad gástrica a través de la pared abdominal, estas últimas exigen un pequeño procedimiento quirúrgico inicial.

HO.- La alimentación por sonda, ¿se considera una medida artificial que puede ser desproporcionada y prolongar artificialmente la vida del paciente o es un cuidado básico?
Dr. Montero: Esto está sujeto a discusión. La alimentación y la hidratación son cuidados básicos. Lo que puede llegar a ser una medida desproporcionada es la colocación de una sonda nasogástrica. Dependerá pues de las circunstancias del paciente. Todos conocemos pacientes que han sufrido un ictus, por ejemplo, con colocación inicial de una sonda nasogástrica para evitar el atragantamiento que resulta frecuente en las fases iniciales y amenaza la vida del paciente y posteriormente le ha sido retirada pudiendo alimentarse el paciente con su propia deglución.

HO.- ¿Se proporciona alimentación por sonda sólo a enfermos en estado vegetativo, demencias, o similares, o también a otro tipo de enfermos?

Dr. Montero: Usamos sondas nasogástricas en diferentes patologías. Por ejemplo, en pacientes con tumores de cabeza y cuello, en los que el tratamiento sobre la mucosa orofaríngea es muy agresivo y dificultará o hará imposible la nutrición del paciente durante el tratamiento, y en el postoperatorio constituyen una herramienta fundamental. En las fases iniciales de accidentes cerebrovasculares, en las que el riesgo de neumonía por atragantamiento es muy alto. En enfermedades neurológicas que afectan a la musculatura de la deglución. En la nutrición en casos de anorexia nerviosa. En situaciones que es preciso un lavado gástrico...

4. ¿Qué opina sobre la polémica que surge en torno a determinados casos en los que se retira la alimentacion por sonda a algunos pacientes?

Dr. Montero: En estos casos, lo que es más importante es proporcionar al paciente lo más adecuado en su caso particular. Es muy difícil emitir un juicio como éste sin conocer el caso clínico concreto con todos sus matices, con toda su humanidad y con toda su trascendencia. Parece que el debate es sólo sonda sí sonda no. Esto deforma el debate al respecto. Debemos profundizar en estos debates para dar la mejor respuesta en cada situación. Lo que debe guiarnos siempre el es bien y el cuidado del paciente. La eutanasia viene vestida de compasión y se convierte en indiferencia hacia los pacientes.

HO.- ¿Cree que el proyecto de ley nacional llamado “de muerte digna” permiten la aplicación de prácticas eutanásicas?

Dr. Montero: Desde luego el proyecto del Ley nacional genera confusión e inseguridad. No se puede comprender cómo una ley de esta importancia, que interesa la vida de las personas, y de los más frágiles en particular, puede estar redactada de modo que no quede claro que es lo que se puede o no hacer, que no menciona la objeción de conciencia y que, además, supondría un enorme retroceso en la práctica clínica ya que, como denunció la SECPAL, deroga un artículo fundamental de la ley de autonomía del paciente en el que se establece que los actos médicos se ajustarán a la lex artis.

HO.- ¿Piensa que podemos estar colocándonos en España en la parte alta de la pendiente resbaladiza, y que puede que en España se realicen prácticas contrarias a la lex artis, cada vez en un mayor número de enfermos en situaciones distintas?

Dr. Montero: A mí me preocupa especialmente la ligereza en la consideración de los pacientes. Cada caso es cada caso. En cada persona nos enfrentamos a un universo personal y familiar, al misterio del ser y de la muerte, al misterio del sufrimiento. Nuestro deber es cuidar lo mejor posible a los pacientes, procurar su bien, lo que puede ser adecuado en uno no lo es en otro. Debemos trabajar en la formación en cuidados paliativos para que todos los médicos y profesionales sanitarios tengamos criterios claros centrados en el bien del paciente, en la deontología, beneficencia y respeto a la vida.

HO.- Como experto en cuidados paliativos, ¿cree que una muerte por inanición es una muerte digna?

Dr. Montero: El término muerte digna no está nada claro y de hecho creo que es incorrecto. La dignidad es de la persona ante la muerte, pertenece a la persona. Quiero añadir, además, que la muerte como tal no existe, es la ausencia de vida y como tal ausencia no tiene entidad. Lo que tiene entidad es la vida y cómo vivimos nuestra vida, en este caso, en su final. La inanición, la anorexia del síndrome constitucional, la emaciación secundaria... es parte del proceso del final de la vida en muchas patologías. Probablemente es una parte más del proceso. A los pacientes oncológicos en fase avanzada queremos nutrirlos y no es posible porque ellos no pueden incluso aunque quisieran. Nuestra misión queda resumida de un modo magistral por ésta frase de Cicely Saunders: "No estamos aquí para ayudarte a morir, estamos aquí para ayudarte a vivir hasta que mueras"