03 julio 2013

A Magaly Llaguno, mi hermana, mi madre

Recuerdo cuando Vicky Thorn ( Fundadora del Proyecto Raquel) vino a España y yo le dije “ Magaly Llaguno es mi madre “ , ella me dijo muy sonriente “ Magaly es la madre de todo el mundo”. Creo que es la mejor manera de describir a Magaly, porque Magaly era una madre, y no solo la madre del movimiento provida, sino que era la madre de todos y cada uno de sus miembros.

Creo que no hay una sola asociación provida a uno y otro lado del océano a la que Magaly no haya ayudado, alentado, aconsejado, apoyado y animado… Creo que no hay ni una sola iniciativa ni acción a favor de la vida a lo largo y ancho de todo el continente americano y más allá de él que ella no haya promovido y favorecido.
No quiero ahora explayarme con sus innumerables actividades y méritos a favor de la vida, que otros seguramente pueden contar mejor que yo.

Lo que yo quiero contar sobre ella es que además de ser una campeona en la defensa de la vida y una líder dentro del movimiento como no creo que volvamos a tener otra igual, además de todo eso, ¡¡¡era una persona increíble!!!
Cuando cierro los ojos y pienso en ella se me vienen a la cabeza mil y una anécdotas de momentos vividos a su lado… En lo primero que pienso es en como siempre estaba más preocupada de cómo estaban los demás que de ella misma. Me acuerdo que en un congreso nos llevo a todas a visitar un pueblo del oeste porque decía que trabajábamos mucho y también teníamos que divertirnos, o en una cena que yo me puse indispuesta que me escondió un plato de comida para llevármelo a habitación y que comiera algo.

Dicen que uno de las virtudes que caracteriza a los santos es que hacen sentir a cada uno de las personas que tienen a su alrededor como si fuera su preferido, como si fuera el más importante del mundo, y Magaly ciertamente era así.

Ella era una trabajadora infatigable, siempre estaba trabajando siempre tenia nuevas ideas en la cabeza siempre estaba disponible para ayudar a quien se lo solicitara, en cualquier momento, y era muy divertida. Recuerdo que un día que le dije ¡no paras Magaly! Y me respondió riendo ¡y me lo dices tu que eres muy tranquilita! Porque con Magaly también se reía una mucho.

Solo había algo mas importante que trabajar y que todo, y era la oración, su misa, su liturgia de las horas, su rato de meditación, eso la daba la vida. La última vez que la vi en persona me dolía muchísimo la cabeza, ella oró sobre mí y me alivió, jamás lo olvidaré, ¡si tuviéramos fe como un grano de mostaza...!

Porque Magaly sobre todo y ante todo era una mujer del Señor, con una mirada sobrenatural de las cosas, y esa mirada sobrenatural era la que la hacía tener siempre esa animosidad de espíritu y esa sabiduría que procedía del Espíritu Santo. Purificada por el dolor y unida a Cristo en todo irradiaba su presencia.

No creo que pueda resumir en unas pocas líneas todo lo que Magaly ha significado y significa para mí, todo lo que me ha enseñado y el vacío inmenso que ha dejado en mi corazón y en mi vida.

Ella me abrió las puertas de su corazón y de su casa, me llevo a los EEUU a que me formara, creyó en mis proyectos y en mis ideas, me apoyó en todo, me aconsejó en todo, me lo enseño todo.

Gracias a ella existe Spei Mater, Proyecto Raquel, Proyecto Effeta, Ángel y el resto de iniciativas en España. Gracias a ello tenemos el honor de representar a Vida Humana Internacional en España.

Me dice Aurora Tinajero  (Directora del Comité Católico provida, de Dallas) para consolarme, que ahora estaremos más unidas que nunca, que ya no estaremos nunca más separadas por el charco, y sé que es cierto, que en la comunión de los santos esto se realiza más que nunca, pero…

Solo doy gracias a Dios por haberme permitido conocer y querer tanto a Magaly y haber aprendido tanto de ella.
Descansa en Paz, hermanita, aunque sé que no vas a hacerlo, que como dijo Santa Teresa de Lisieux vas a pasar tu cielo trabajando con nosotros como siempre lo has hecho e intercediendo por nosotros como siempre lo has hecho.
Maria Jose Mansilla Arcos
Presidenta de Spei Mater