16 noviembre 2010

Periodista holandesa amenazada con tortura y muerte después de escribir condenando el aborto


DEN BOSCH, Holanda, 16 de noviembre 2010 (Notifam) – La periodista pro-vida Mariska Orban de Haas dice que ha recibido cientos de amenazas de muerte y más de diez amenazas de tortura, luego de la publicación de una carta abierta que ella escribió a una parlamentaria pro-aborto pidiéndole que reconsiderara su posición sobre el tema.

La carta, que fue dirigida a la representante Jeannine Hennis-Plasschaert y publicada en el Nieuwsblad Katholiek (Noticias Católicas), fue escrita en respuesta a la airada reacción de Hennis-Plassschaert después de recibir un modelo de feto, realizado en plástico, por parte del obispo católico Everard de Jong. El obispo había enviado los modelos a Hennis-Plasschaert y a todos los demás miembros de la Cámara de Representantes de Holanda. También incluyó una carta en la que pidió a los representantes que detuvieran la matanza de los no nacidos frente a las restricciones presupuestarias en vías de ejecución, señalando que quitar la financiación a las “sangrientas clínicas de aborto” ahorraría dinero y ayudaría a preservar a las generaciones futuras que puedan atender a las personas mayores.

Después de que Hennis-Plasschaert calificara como “repugnante” la carta del obispo, Orban le envió una carta pública, señalando que tanto ella como Hennis-Plasschaert han experimentado el sufrimiento de padecer abortos involuntarios, y que el modelo de feto que ella recibió del obispo De Jong sería bastante parecido a los bebés que ambas perdieron en el momento de su muerte.

“En este sentido”, preguntó Orban, “¿no es repugnante que nuestra sociedad nos permita abortar anualmente más de treinta mil bebés en los Países Bajos?”. Destacó que los niños que mueren por aborto son “exactamente lo mismo que las pequeñas vidas misteriosas que atentamente llevábamos dentro de nosotras”.

La carta, publicada el 27 de octubre, despertó reacciones violentas en la Holanda ampliamente liberal y pro-aborto. Orban ofreció rápidamente una disculpa pública, pero eso no le impidió recibir una avalancha de respuestas airadas. La periodista francesa Jeanne Smits informa que la carta ha generado 350.000 mensajes en Twitter, y varios sitios web han creado imágenes distorsionadas de su rostro, retratándola como un demonio.

Orban hace notar que ella nunca había recibido tal respuesta de los lectores, hasta que comenzó a escribir como periodista católica.

“Anteriormente he sobrepasado los límites como periodista en varios temas, pero nunca he tenido que padecer este tipo de reacción”, dijo Orbán. “Si escribes algo sobre la fe católica, entonces la gente reacciona con una fuerza formidable”.

Agregó que ella oye “que muchos liberales dicen que la libertad de expresión es muy importante, pero si usted tiene puntos de vista católicos es obviamente diferente”.