08 marzo 2010

Intervención de Sonsoles Alonso de Ginecólogos por la Vida y Ginecólogos por el Derecho a Vivir

.
La concentración del 7 M con el lema España Vida sí Madrid, contó con la intervención de esta prestigiosa profesional:

Muchas gracias a todos. Gracias por estar aquí. Tengo la oportunidad de dirigirme a vosotros como médico, como ginecóloga, pero también como mujer.

Como médico que soy quiero empezar haciendo referencia al momento clave de nuestra historia, al inicio de la vida humana, que es lo que hoy hemos venido a defender. El ser humano comienza a existir desde el momento de la fecundación: desde la unión de los gametos, el óvulo y el espermatozoide, surgirá un nuevo ser, una primera célula con una información genética única.

Ese nuevo ser que aparece es un ser vivo, es un ser humano. Esta afirmación está respaldada por una evidencia científica indiscutible, avalada por innumerables estudios en el ámbito de la Genética, la Biología y la Medicina. Así lo afirma el Manifiesto de Madrid, presentado en mayo de 2009 y firmado ya por más de tres mil científicos de reconocido prestigio que el Gobierno se ha empeñado en ignorar.

Como ginecóloga, quiero mandar un mensaje de tranquilidad. La mayoría de los ginecólogos defendemos el derecho a vivir. No queremos acabar con la vida de nuestros pacientes más pequeños. No queremos destrozar la vida de las mujeres, arrancándolas sus hijos de sus entrañas. Las mujeres nos necesitan.

Quiero mandar un mensaje a aquellos compañeros que no comparten con nosotros el respeto a la vida: sed fieles a vuestra vocación en el servicio de la vida. Las mujeres os necesitan. No las ayudáis matando a sus hijos. La auténtica ayuda a la mujer es la información, vuestro apoyo profesional y humano y vuestro cariño.
El diagnóstico de la enfermedad de un hijo debe ir acompañada de la mejor de nuestras terapias, pero nunca de la muerte. ¿Desde cuándo un médico mata a sus pacientes enfermos?

Como ginecóloga que trata a mujeres con problemas, os quiero decir que la nueva ley nos deja solas. En todo el proceso la mujer no es asesorada por ningún profesional sanitario. Se abandona a la mujer a su suerte ante la decisión Más difícil de toda su vida. una decisión que tendrá unas consecuencias físicas y psíquicas que la dañarán para siempre.

Queridos compañeros médicos, queridos todos: las mujeres nos necesitan. No las dejemos solas.

Y para terminar, como mujer, sólo me queda decir que la maternidad es un regalo, que esta nueva ley está intentando acabar con este don de la mujer, que las mujeres hoy en día debemos mostrar nuestra resistencia ante el leyes tan injustas como éstas; y debemos pedir más ayudas sociales. Madres: ¡mirad cuánta gente ha venido hoy! ¡Queremos ayudaros a seguir adelante con vuestros embarazos, nos importa vuestra salud y nos importan vuestros hijos! ¡Madres, sed valientes! ¡No os vamos a dejar solas!


_______________________________________________________