11 marzo 2010

Testimonio de Diego: el amor de un padre rescata a su hija y a su nieta

.



Llegó la carta el mes pasado al correo de AE:


Tanto luché para que mi menor Hija no aborte, que ahora soy un abuelo felíz, si me sentía culpable talves por no haberla educado adecuadamente y que salga embarazada sin haberse casado, al menos tuve el consuelo que sí escuchó mis ruegos para que no aborte aunque la "abandonó", pero creo que ese consuelo fue el premio mayor, porque mi nieta vió la vida y ahora en una Bebe felíz a sus cuatro añitos junto con nosostros sus abuelos.
Ahora rezamos mucho para que algun día, mi hija recapacite y retorne.


Gracias y partir de este instante vamos a rezar por todos los bebes en peligro de ser abortados, seremos un grano de arena mas pero que juntos formaremos la tierra ideal que nos regalo nuestro Creador.

Me dejó sin palabras su dolor y su valentía y su fe y le respondí con cierto complejo de quien está enfrente de alguien que vale mucho, le pedí su permiso para publicar su testimonio de padre ¡hay tantas jóvenes que se ven no solo rechazadas, expulsada de casa y obligadas incluso con engaño a abortar, que me pareció muy valiente, muy amoroso y que muchos padres bien podrían verse apoyados frente a su ejemplo


Cual no sería mi sorpresa al recibir a vuelta de correo esto:


Estimada Adopción Espiritual, fue un placer recibir su respuesta y, efectivamente tanto rezamos nosotros los abuelos y mi nietecita, que ahora le puedo contar que mi Hija regresó, aunque todavia se siente un poco "atormentada" por todo lo que hizo y que todavia no esta segura, si hizo bien en regresar, por que su pareja la sigue llamando para que regrese pero sin la bebé, ahora rezamos mucho más, para que definitivamente se quede por el bien de mi nietecita, si usted hubiere visto sus ojitos de inmensa felicidad cuando vio trasponer la puerta de su dormitorio a su mama, los gritos de alegria que dio, ese cuadro me ha quedado bien grabado, que luchare mas y rezaré hasta que me "queme", para conseguir que nunca más se separen, y yo creo que esto me da la certeza, que la bebe sintió que su mamá lucho mucho para no "abortarla" que resistió las tentaciones que le pedían tanto su pareja como sus amigas que abortara.
Ahora, incluso mi esposa al comienzo un poco escéptica o dudosa de que los rezos tendrían su recompensa, ya me acompaña mas a rezar y vamos todos los dias a la Santa Misa y recibimos la Sagrada Eucaristia, en consecuencia ya somos 4 los que rezamos por todos los bebés en peligro.
Somos de XX y cuando desee puede contar con nuestro testimonio, si en algo ayuda a los que se encuentren en esta situación.
(...)


*******