10 abril 2009

Juan Cotino: «No se trata de debatir si hay vida o no, sino de ayudar a las madres a tener sus hijos»

El vicepresidente de la Generalitat Valenciana, Juan Cotino, durante su entrevista con ABC

Desde el departamento que dirige Juan Cotino se va a impulsar un ambicioso proyecto para dar cobertura a la madre y al niño desde el primer momento del embarazo. Una iniciativa sin precedentes que lleva cabo la Comunidad Valenciana bajo el rango de Ley.

-¿Cómo y por qué se ha desarrollado esta Ley?
-La idea del Gobierno Valenciano comenzó con la Ley de Protección de la Infancia y Adolescencia que aprobamos en junio y que preveía ayudas a madres gestantes y al niño en gestación, ya que vimos que hay mujeres que, por motivos económicos, toman la decisión de no tener a su hijo. Entonces nos dimos cuenta que en la Ley de Renta Garantizada que aprobamos anteriormente se preveían ayudas a mujeres en riesgo de exclusión social, pero sólo para mayores de 24 años, cuando en realidad hay jóvenes que se quedan embarazadas antes. En diciembre reformamos esa Ley para que cualquier mujer pudiera acceder a esta ayuda independientemente de la edad. Lo que ahora hemos hecho es plasmar en una Ley una serie de conceptos que recogen una forma de entender la defensa de la vida.

-¿El objetivo es ayudar a la mujer a seguir con el embarazo?
-El eje esencial en lo que hemos aprobado es que en el momento que un médico certifique que una mujer está embarazada nosotros contamos a esa mujer como dos, una ella y otra el ser que lleva dentro. Es sentido común, ya que la vida existe desde que se engendra y necesita unos cuidados especiales. Este es el Año de la Solidaridad y creemos que quien más solidaridad necesita es aquella persona que para vivir necesita estar atado a un cordón umbilical. Así, todas las ayudas que el Gobierno valenciano pueda otorgar, ya sean de carácter social, sanitario, educativo o de vivienda, tienen que partir desde una Ley que considera una embarazada no como una persona, sino como dos.

-¿Eso supone reconocer la vida desde la concepción?
-No se trata de poner plazos, sino de apostar por una Ley sin plazo por la vida.

-Pero esta idea choca con otras iniciativas que se estudian actualmente y con el debate científico sobre si el feto es una vida o no.
-Nosotros no entramos en debates científicos. La realidad social es que la mujer que está embarazada tiene una serie de necesidades. No entramos a debatir si hay o no hay, sino en un hecho real, porque el Gobierno valenciano no está para debates que otros quieren poner en el mercado, estamos aquí para ayudar.

-Pero eso supone un posicionamiento claro.
-Pero no es porque uno pueda creer que la vida exista o no desde el momento de la concepción , sino que hay una realidad y los números cantan. En 1981 había el doble niños que ancianos. Hemos pasado de un ratio de 2,9 niños por familia a sólo 1,4 y hay que tener en cuenta que la reposición como mínimo debería ser de dos. Esto es una realidad y si no comenzamos a potenciar la natalidad, la persona que está ahora trabajando no tendrá quien le pague una pensión digna.

-Se trata entonces de dar ayudas para elevar la natalidad.
-Creo que hay varios conceptos y uno de ellos es reconocer a esa familia y a ese niño, que es lo que estamos procurando hacer con esta Ley. Pero también hay que impulsar políticas de conciliación de vida familiar y laboral.

-Se ha entendido esta Ley como una respuesta a la que prepara el Gobierno para ampliar los plazos del aborto
-Pretendemos es una Ley en positivo. por eso se llama «+vida». Perseguimos que aquella mujer que esté embarazada sepa que va a tener apoyo para que, si desea llevar a fin ese embarazo, tenga los medios. El debate del aborto está en el ámbito del parlamento nacional y mi partido ya ha expresado su opinión: estamos en contra de cualquier cambio legislativo de ampliación, pero la Ley valenciana va en otra línea. Sólo busca ayudar a la familia que quiera tener un hijo.

-¿Se cuenta con el presupuesto necesario?
-No es una Ley cara, sino de voluntad política.

-Se les ha acusado de sectarismo y de imponer una determinada moralidad.
-Quienes han hecho estas acusaciones deberían primero leer la Ley y creo, sinceramente, que la aplaudirán. Es una norma positiva y social y, por tanto, creo que nadie, de ningún partido, puede estar en contra. Espero que hayan contribuciones positivas por parte de la oposición para su mejora.

-¿Cuales son los plazos?
-Ya se ha enviado a entidades sociales para que hagan sus aportaciones y está en periodo de información de las Consellerias. El Gobierno valenciano la aprobará en un plazo de quince días y a partir de ahí comenzará el trámite parlamentario.

-Una de las novedades de la Ley es la de crear un red de voluntarios, pero se les acusa de ser comisarios políticos para impedir abortar a las mujeres.
- La función de cualquier voluntario es colaborar en algo en lo que cree, y si hay una familia que pone su casa y su mesa a disposición de una mujer embarazada con dificultades para que pueda llevar adelante su embarazo, ¿porqué debemos negarle ese ofrecimiento? No tendría lógica. Lo mismo ocurre con gente que pone a disposición de estas mujeres asesoramiento médico.

-¿Cómo valora el hecho de que el numero de abortos se incremente año a año?
-Hay un problema cultural y nos gustaría que se abriese un periodo de reflexión. Es posible dar a luz a un hijo y, por tanto, es una opción importantísima, la más importante que pueda tomar una mujer. Y en la medida que conozca que tiene esta opción y es posible, a lo mejor descarta otras.

Leído en ABC

Adopcion Espiritual